lunes, 5 de enero de 2009

CERVECERIA CRUZ BLANCA (Bilbao)

Mamarachi me envía esta queja:
No me voy a callar ante la injusticia que ha cometido la Cervecería Cruz Blanca situada el centro comercial Zubiarte de Bilbao.
Después de hacer unos trámites burocráticos, decidimos ir a comer, y mientras paseábamos por la planta de restauración del centro comercial, la relaciones públicas del citado establecimiento nos abordó explicándonos los menús que teníamos a nuestra disposición. Con acciones como esta ya te ponen en el compromiso de decir que no, así que decidimos comer allí. Además, comprobamos para nuestra satisfacción que ese establecimiento hacía un 10% de descuento si presentabas el carnet universitario, y resulta que yo lo tenía. Vamos, que todo parecía que eran ventajas. Nada más alejado de la realidad, señores. Comimos nuestros respectivos platos, y llegado el momento de pagar, yo le propuse a mi amigo hacer un simpa. Algo me daba mala espina. Quizás la reducción sistemática de mi bocadillo respecto a la última vez que comí en ese establecimiento, quizás un sexto sentido, pero algo me decía que si pagábamos lo íbamos a pagar bien. Mi amigo es honrado. Y todos sabemos lo que les pasa a las personas honradas. Pidió la cuenta, y ya estaba sacando el carnet universitario cuando vino la cuenta sin descuento aplicado. Lógicamente, si no habían visto el carnet no podían hacerlo. Pero ahora tenían el carnet delante de sus narices, y por tanto su obligación era repetir el ticket con el descuento aplicado, que rondaría el euro cincuenta de un total de 12,75 €. Pues el camarero nos respondió que eso no estaba permitido, y que tendría que preguntar acerca de la repetición del ticket. Es totalmente mentira, porque la vez pasada que habíamos comido aquí pasó lo mismo y en seguida nos hicieron en descuento sin ninguna pega. Dejamos el dinero en el plato, así como el carnet encima para que lo viera bien a la hora de llevárselo. Ese camarero no volvió. Incluso dudo que hubiera preguntado a sus superiores acerca de repetir el ticket. Pero otra camarera cogió y se llevó el plato. Tardó al menos cinco minutos, mientras que nosotros pensábamos que se estaban riendo de nosotros a la cara. Y cuando vino, comprobamos con alivio en el ticket estaba hecho el descuento a bolígrafo. Pero, ¿creías que nos habían devuelto el dinero que correspondía? Al contrario, de los 15 que habíamos entregado, nos dieron como vuelta 25 céntimos. A pesar de que en el ticket ponía 13,40 €. ¿Qué podíamos hacer? ¿Reclamar y tener que esperar otros cinco minutos, tener que pelearnos con todos los camareros y el jefe del restaurante, y al final tener que pedir la hoja de reclamaciones? Seguramente nos dirían que nos habían dado en dinero correcto, y que intentábamos estafarlos. Así que, por una cantidad tan pequeña, prefería ahorrarme los disgustos. Sólo me queda como consuelo poder escribir esto aquí, y además aportar una información que creo necesaria. No se trata del dinero, sino de sentirse estafado.

5 comentarios:

Cabalayka dijo...

Te deseo un feliz y menos cabreado 2009..un fuerte abrazo y ronronitos de parte de Henriketo....A partir del día 6 estoy en activo por los mundos bloggeriles. Nos leemos...ahora estoy aun de vacaciones y en un locutorio...

silicongirl dijo...

Hola preciosa!

En la entrada del dia 6 en mi blog hay un regalito para ti.

Un beso

Anónimo dijo...

La foto que teneis publicada es de la Cruz Blanca de Indautxu, nada que ver con la de Zubiarte, a ver si lo corregís...

cabreada dijo...

La verdad es que puse esa foto al azar, no se a donde pertenece, pero todas las fachadas de cruz blanca son iguales, pero vamos que si te molesta la cambio.

Anónimo dijo...

Eso te pasa porque no saber luchar por lo tuyo. Si te hacen eso dos camareros no me imagino lo que te hará tu jefe.